Tertulia 18 de mayo de 2009


Daniel Martín y Miguel Ángel Delgado cenaron con nosotros en el Asador "El Frontón"
después de vérselas con los Santa Coloma de La Quinta en Las Ventas.
Sólo faltó Mario Aguilar para completar la terna.


Pedro Javier Cáceres: "Los novillos eran astifinos y cornicortos... que son los más peligrosos.
Mario Aguilar se ha librado hoy de milagro. Se le ha aparecido la Virgen. Pero no ha estado a la altura de las novilladas nocturnas
"


Jesús Rodríguez y José María Cerezo, mano a mano de apoderados:
"La novillada ha resultado mansa y cansina. Le faltaban tres pasos para ser de Madrid.
En general, ha salido muy empalagosa. Ni chicha ni limoná
"


Don Carlos Muguiro a la vera de su excelente vino "Barón de Chirel".
De fondo, unos ricos huevos estrellados con jamón. ¿Quién da más?


Miguel Ángel Delgado: "Si mato bien al tercero, hubiera cortado premio. Tenía las orejas en la mano.
En fin, estas cosas pasan; los toros tienen hueso y se pinchan. Esperaba que la novillada se moviera más.
En este encaste no te pueden enganchar la muleta en ningún momento. El 30 de mayo tomo la alternativa en Córdoba
"


Daniel Martín: "Me ha gustado mucho el 6º, el sobrero de Jaral de la Mira que sorteó Miguel Ángel.
Metía fenomenal la cara. Y el 3º seguía la muleta hasta el final, suave y sin derrotar.
Miguel Ángel ha acompañado muy bien el muletazo
"


Juan Antonio Siro: "La novillada que maté yo de Jaral de la Mira se pareció mucho al 6º de esta tarde.
Le advertí a Dani que no le importara si le echaban alguno para atrás porque Jaral embiste.
Me habría gustado estar anunciado hoy, aunque no ha salido como pensaba. El público no ha sabido valorar a los compañeros
"


Daniel Martín, con el micrófono armado, torea en el centro del ruedo del Frontón


Jesús Rodríguez: "El riesgo de torear La Quinta en Madrid es que la gente se ponga de parte de los novillos.
El público ha estado excesivamente frío. No ha reconocido el esfuerzo de los chavales.
Algunos comentarios de los tendidos son dardos envenenados. No se puede exigir a un novillero lo mismo que a un torero
"


Daniel Martín: "La gente ha estado muy rara, fría y exigente. Se sentían dolidos porque la novillada andaba
justa de fuerzas y presencia, pero luego, sorprendentemente, han aplaudido a los novillos en el arrastre.
El público no me ha dejado construir faena... Me pedían que entrara a matar
"
Fotografías: Gloria Sánchez-Grande

VOLVER